PERU

Tu lugar de vacaciones preferido, viajes inolvidables o dudas acerca de tú próximo destino.

Moderador: guiadenuevayork.com

PERU

Notapor antoniogranada » 04 May 2006 12:52 pm

Si alguien ha estado en Peru ultimamente que diga algo y ya preguntare ya que me voy en Agosto de luna de miel.
Gracias.
VIVA GRANÁ----VIVA NEW YORK
Avatar de Usuario
antoniogranada
 
Mensajes: 61
Registrado: 06 Sep 2005 07:34 am
Ubicación: Granada - Barcelona

De vuelta!!

Notapor antoniogranada » 26 Sep 2006 02:28 am

Hola!!

Mientras preparo un relato de nuestra estancia en Peru, mientras si alguien tiene alguna duda porque vaya a viajar o quiera viajar que la pregunte y si esta en mis manos la reponderé como pueda, je, je, je...

Un saludito a todos los peruanos que puedan leer esto.
VIVA GRANÁ----VIVA NEW YORK
Avatar de Usuario
antoniogranada
 
Mensajes: 61
Registrado: 06 Sep 2005 07:34 am
Ubicación: Granada - Barcelona

Notapor nachito » 26 Sep 2006 04:38 am

Buff, no habia visto este post.
A mi me gusto Lima, la playa (mk 96 o algo asi de la panamericana), Cuzoco y Machupichu, normalito.
Y me encanto la selva, pero puerto maldonado.
nachito
 
Mensajes: 58
Registrado: 06 Sep 2006 11:37 am
Ubicación: Soria

Notapor antoniogranada » 09 Oct 2006 10:59 am

Como lo prometido es deuda, os paso a relatar, en la medida de lo posible y siendo muy pesado, mi pasado viaje en el mes de agosto a Perú en Luna de miel.

[u]15 de agosto[/u]. Salimos de Granada hacia Madrid en vuelo de Iberia a las 7 a.m. y primera sorpresa. Cuando llegamos al mostrador de facturación nos dicen que no podemos llevar nada de equipaje de mano. Todo a la maleta. Nosotros que estrenábamos cámara de video regalada en la boda no podíamos salir de nuestro asombro y es que según ellos todos los vuelos con transito en Madrid debían de acceder a ello. Solo nos dejaron los libros para el viaje. Es decir, nos esperaban más de 12 horas de avión con un libro cada uno. Ni mp3, ni discman, ni nada de nada. Nuestra indignación a las intespectivas horas no sirvió de nada. Se montó un buen revuelo en el aeropuerto de Granada.
Llegamos a la famosa T4 de Madrid y allí espera desde las 8:30 a.m. hasta las 12 p.m. que salía el vuelo a Lima también con Iberia. Nos la recorrimos de arriba a abajo y la verdad es que es enorme y esta bien diseñada, pero mejor que tengas claro donde vas o con tiempo porque puedes correr el riesgo de quedarte en tierra y no llegar.
Nuestro cabreo aumentó cuando vimos que to kiski llevaba equipaje de mano con todo lo que querían. Tan solo había alerta para vuelos a U.K. y USA, los demás destinos seguros y con todo lo que quisieras. Nos quejamos, intentamos rescatar las maletas para por lo menos coger la cámara de video pero nada de nada.
Hicimos algunas compras de chorradaillas para picar algo y beber algo y puntuales al avión. La verdad es que el vuelo fue muy bien y todo genial. El servicio, la puntualidad y la comodidad. Con mis 1,85 m. de altura entrar en un asiento es quasimilagroso, pero fui bastante cómodo (iba en turista, no os creáis que iba con los pilotos). 12 horas de vuelo sin problemas y con toda la comida y bebida que quisiéramos. Entre las dos comidas que dan ellos podías pedir unos sandwiches que estaban muy ricos y de beber lo que quisieras. Las películas una “papa” como coloquialmente se dice en mi tierra, pero por lo menos se hizo menos pesado el vuelo.
Antes de aterrizar nos hacen rellenar un documento para la aduana peruana que nos servirá para la vuelta por lo que debemos guardarlo convenientemente. Aterrizaje sin mayores dificultades y llegada a Lima.
La primera impresión es de una ciudad sucia y gris. Nos comentan que debido a la corriente fría de Humbold del océano Pacifico y a la calidez de la tierra peruana en la costa se forma como una especie de neblina que perdura encima de la cabeza de los limeños durante 7 meses seguidos. ¡¡ Me queo frito!! 7 meses sin ver el sol. Yo un tío del sur me moriría.
El aeropuerto pequeñito pero bien cuidado. Pasamos la aduana sin problemas y es ahí cuando nos entran a mi mujer y a mí los sudores. ¿Estarán los objetos valiosos (cámaras de fotos y video) en las maletas? o ¿estarán las maletas?. Después de unos 45 minutos interminables por fin aparecen. Y atención la mía con un tirante de la cremallera roto. Tras abrirla y comprobar que se ha roto del suave tratamiento que les dan a las maletas en los aeropuertos nos vemos tranquilos para fuera. Nos espera el corresponsal de Viva Tours en Perú, Huaraz Chavin Tours y junto a dos parejas más nos llevan a los hoteles.
Hicimos caso a nuestra agencia y cogimos tanto el día de la llegada a Lima como el de la salida hoteles de 5 * y acertamos. Nos alojamos las dos primeras noches en el Hotel Las Americas en la Avenida Dr. Benavides, en el distrito de Miraflores. El hotel pues eso de 5 * muy bueno. La habitación enorme y con más superficie que mi habitación en España. No hicimos mucho pues era tarde y de noche (recuerdo que en Perú es invierno cuando en España es verano y anochece mucho antes) cenamos en el restaurante del hotel y a camita pues estábamos reventados.

16 agosto. Lo mejor de la mañana es el desayuno. Increíble, hay de todo. Incluido un cocinero que te hace en vivo unas tortillas espectaculares. Somos tan catetos que el primer día no nos atrevemos a pedirlas porque nos parece tan “lujoso” todo que no lo aprovechamos. (Ojo el segundo día al perder la vergüenza nos ponemos las botas).
Nos recogen para ir de ruta por Lima. La verdad es que es una ciudad, por lo explicado antes de la neblina, oscura de apariencia sucia y por lo que vimos segura. Hay polis en todas partes e incluso en el barrio del hotel (el más turístico) hay cámaras en todas las esquinas. Vimos el centro, comimos superbien, por nuestra cuenta un paseo por el centro y pal hotel. La comida en Perú es espectacular, todo esta buenísimo y tienen una gran variedad de guisos tradicionales. Os recomiendo que probéis el rocoto (pimiento picante relleno de carne picada con una salsa) o el ceviche (pescado crudo o lo que es lo mismo carpaccio de pescado).
La vuelta al hotel es muy buena ya que en Perú hay más taxis que gente, el transporte público es desastroso y la circulación es la ley de la selva. Los taxis, los hay legales (amarillos con distintivos en el parabrisas oficiales) azules, blancos y de otros colores que no pagan impuestos pero que te llevan donde quieras. Comentan que debido a la privatización en masa de empresas publicas de Fujimori muchos empleados se fueron a la calle y con las indemnizaciones compraron coches (por cierto todos japoneses o coreanos) y se hicieron taxistas (legales amarillos) y mucha gente que los tiene como 2º trabajo (los demás). En Lima se regatea el precio antes de subir así que imaginaros los precios tan dispares que puedes encontrar.
Por cierto la moneda del Perú es el Nuevo Sol y al cambio en agosto era de 1 $ 3,20 nuevos soles y 1 € 3,80 nuevos soles. Nosotros llevábamos dólares desde España y acertamos de pleno porque se gana al cambio. Un consejo, cambiad en las casas de cambio, no hay problema y el cambio es mas favorable. Aunque luego te das cuenta de que eres un miserable pues regateas por 5 soles y te das cuenta que es poco más de 1 €. Pero es que si no regateas pues no .......
De regreso al hotel nos vamos un momento a internet (gratuito) y mandamos unos pocos mails. Salimos de nuevo de paseo y recorremos la parte sur de Lima andando llegando hasta el océano al Parque de los enamorados que es muy bonito y donde comprobamos como se hace de noche. Regresamos al hotel de nuevo andando y después de tal paliza nos refugiamos en la habitación hasta otro día.
17 agosto. Madrugamos bastante pues nos llevan al aeropuerto para coger un vuelo hasta Arequipa. Y eso, lo contado antes, el desayuno este día si que fue abundante y sin miramientos. Zafarrancho de combate. ¡Joer que fatiga ni que fuéramos unos esmayaos! El vuelo con la compañía LAN es cómodo, corto y con un buen servicio pues nos dan de desayunar pese a que el vuelo dura menos de una hora. Y lo mejor, por fin vemos el sol.
Nos previenen del Soroche o mal de altura. Ya que desde que abandonamos Lima y hasta el regreso la altura mínima es de 2.000 metros. A la llegada a Arequipa vemos que la ciudad aparentemente es pobre aunque rápidamente observamos como es rica en Agricultura y que las edificaciones aunque parecen pobres muchas no lo son. Solo se construye una planta debido a la zona de seísmos en la que se encuentra y al tipo de edificación.
Nos llevan al hotel Casa Andina, todo un clásico en el resto del viaje, de 3* y muy, muy bien en todo, limpieza y servicio. Lo primero que hacemos es meternos un chute de mate de coca y aunque más de uno se la intenta esnifar la dicen que no que no es droga y que se bebe y como mucho se mastica cuando en vez de infusión es en hoja. Nos vamos rápidamente de visita guiada por la ciudad tras comer en el hotel ya que solamente tenemos una horita entre que llegamos al hotel y nos recogen para ir de visita. En la ciudad vemos el Convento de Santa Catalina muy bonito la catedral y la Iglesia de los jesuitas. Todo en el centro de Arequipa y rodeando su plaza de Armas. Cuando finalizamos vamos en coche hasta las afueras para ver los tres volcanes que rodena la ciudad, el más alto a más de 5.000 m. de altitud ya extinguido pero el Misti que es el más cercano aun no lo está aunque ahora duerme. El día que pete, Arequipa de va del mapa.
Nos explican de vuelta a la ciudad las cualidades de la Alpaca y su tejido. Pero joer que caro, un jersey más de 150 $. Tremendo. Y si es de vicuña pues un jersey unos 600 $. Casi ná.
Volvemos al hotel pá cambiarnos (hace frío ya que es invierno y estamos a unos 2.300 m. de altitud) y volvemos al centro a recorrerlo a pie. Arequipa es una ciudad mucho más bonita que Lima y muy segura, por lo menos lo vivido por nosotros y nos caminamos el centro y periferia de noche y solos. Nadie nos miró malamente. Eso si las cámaras en la habitación del hotel. Visitamos tiendas y mas tiendas y es que la artesanía peruana es muy bonita. Compramos algo y a cenar. Cenamos en la Plaza de Armas en lo alto con unas vistas maravillosas, pero con un frío que corta el forrillo de los huev.... .Hace tanto frío que nos dan un poncho mientras comemos. La comida muy rica y barata al cambio. Se puede comer muy bien, a la carta y sin miedo por unos 60 ó 70 soles. Unos 15 ó 18 € los dos. Lo más caro la bebida ya que vale lo mismo un agua que una coca cola. Por cierto no bebáis agua del grifo ya que si no, no os podréis despegar mucho de la tacita.
Regresamos al hotel dando un paseito muy agradable y a descansar que al día siguiente unas pocas horas de autobús hasta Chivay.

18 agosto. Madrugón y a un minibús de 30 plazas poco cómodo. Nos vamos camino del Valle del Colca donde podamos ver el condor y los pueblecitos típicos de la zona. Por el camino rodeamos el volcán Misti y entramos en la reserva de las Vicuñas. Que animalillo más bonito y por lo visto más caro. Ya que si una bufanda de vicuña vale más de 300 $ pues imaginaros. Vamos subiendo de altitud y paramos en el camino a tomas más mate de coca. Compramos caramelos de coca y los más miedizos o “yonquis” (permitamese la palabra) compran hoja de coca que empiezan a masticar. Dicen que media hora nada más sin tragar ni una hoja y luego se tira. No se si hace mucho más efecto que el mate o los caramelos pues con eso a mi me bastó para no caer malito.
Me sorprende que en la carretera hay multitud de gente vendiendo trapitos y regalitos explotando a sus hijos laboralmente como atractivo turístico. Supongo que nos les quedará otra.
A partir de la parada del mate de coca cogemos un camino de tierra durante unas dos horas, así que imaginaros el traqueteo de cabeza. así no es que te de mal de altura sino un jamacuco aunque estés a nivel del mar. Nada mas volver al ¿asfalto? (¿que era eso?) alcanzamos la friolera de los 4.900 m. de altitud. No bajamos a hacer fotos y eso porque hay varias personas con el mal de altura vomitando y esas cosas. Descendemos hasta los 3.600 m. llegando a Chivay donde comemos y nos alojamos. Al acabar de comer nos recogen para ir a unas termas donde pasamos un agradable momento. La temperatura exterior es de unos 5 grados y la del agua de unos 38. Así que nadie se salía. Porque ¿pá que?.
Regresamos al hotel llamado Pozo del Cielo muy cuco y en plan casitas de montaña, nos adecentamos y vamos al centro del pueblo a cenar platos típicos (muchas patatas de todas las clases posibles). Es una cena espectáculo para guiris como nosotros. Ahí empiezo a darme asco a mi mismo pues si hay algo que no soporto es a los guiris en manada al son de un guía sin escrúpulos que los intenta llevar donde más le conviene a él. La cena bien y el espectáculo también. Tocan el Condor Pasa y la gente flipa.
Acabamos de cenar y a duras penas llegamos al hotel, por eso de la altura y el esfuerzo. Como pá echar un ..... Faltan en las habitaciones bombonas de oxigeno porque si no parece que no puedes ni respirar.

19 agosto. A eso de las 5:30 a.m. nos llaman para desayunar porque nos recogen bien temprano. Tenemos que atravesar todo el valle hasta los nidos de los Cóndores para verlos salir en su paseo matutino. Cerca de dos horas en un camino de tierra con precipicios a ambos lados y con temperatura bajo cero en el mismo minibús que suena más que unas bolas chinas en una coja. Llegamos a la feria del condor porque allí había alrededor de mil guiris, nosotros incluidos, esperando al pajarraco para hacerle unas foticos y grabarlo en video. Imaginaros en medio de la naturaleza con unos acantilados espectaculares y unos glaciares enfrente mu fríos y mas de mil personas allí parapetados en abrigos y con guantes y bufanda. Y en España con 40 º C. Que envidia pa los que les guste el calor. Por fin a eso de las 8:30 a.m. empiezan a oírse signos de exclamación en el sector norte. Y desde el sector sur, haciendo la ola recibimos al bicharraco más grande con alas que existe. El Condor. De lo más bonito del viaje porque después de dos días de viaje por esas carreteras del Dios Inca ya nos puede saber a gloria ver el pajarraco. Están tan acostumbrados a la gente que conforme van subiendo aprovechando las corrientes de aire caliente pasan encima de nuestras cabezas causando el asombro general.
Y ala eso es todo, volvemos al micro y pa Arequipa. Unas pocas horas de viajecico parando a comer antes en Chivay para retomar camino a la “civilización”.
Si el camino de ida fue durillo el de vuelta ni os cuento. Aun me duele el culo. Lo mejor, que esta vez paramos en los 4.900 m. y mi picha y su mujer hicieron una montañita de piedras a duras penas para recordar que estuvimos allí y que volveremos algún día. Te falta el aire y apenas puedes caminar sin cansarte rápidamente. Eso y el frío que hace. Aunque lo más curioso es que el invierno es la época seca y no llueva por lo que no hay nieve. Nieva en verano.
Llegamos a Arequipa y sin duda la mejor cena del viaje. Con un postre riquísimo y todo por el módico precio de 12 € los dos. Como diría Jezulin: Im - prezionante. Después paseito para despedir la ciudad y al catre que nos esperaba otro palizón de autobús.

20 agosto. Después de desayunar cogimos un microbús hasta la estación de autobuses para ir hasta Puno. Bueno, la experiencia en el Terrapuerto (así es cono llaman a las estaciones de autobuses) fue muy buena. Trabajan igual que en el aeropuerto, es decir, con su facturación de maletas, con su embarque y sala de espera e incluso te graban en cámara de video antes de subir el autobús. En el hay incluso terramozas (azafatas) que actúan igual que las del avión. Cogen el micrófono y dan las mismas indicaciones, incluidas las salidas de emergencia y a los chóferes les llamó pilotos. Y ahí no queda la cosa, te dan un bocata y una bebida en una bandeja. Es pá mear y no echar gota. Aun recuerdo a la pobre terramoza haciendo lo imposible para que no se le cayeran las cosas al suelo y más cuando la carretera era como era. El viaje muy, muy pesado y cuando después de atravesar un millón de baches llegamos a Juliaca creímos retroceder en el tiempo 2.000 años. Dios mío que dejadez y suciedad. Otro mundo.
Nos bajamos en Juliaca y nos recogieron para ir por nuestra cuenta los 3 que íbamos todo el viaje juntitos para de camino a Puno ver y visitar las tambas de Sillustani. Monumentos funerarios incas y preincas. Muy grandes y bonitos. allí la guía nos contó historias de los incas muy interesantes.
Nos fuimos SIN COMER NADA DESDE EL DESAYUNO hasta las 16 p.m. que llegamos a Puno. Esta ciudad es la principal ciudad del Lago Titicaca a unos 3.200 m. de altitud. Lo primero que hicimos fue ir al hotel, dejar las cosas e ir a buscar un sitio a las 16:30 p.m. para comer algo. Lo conseguimos en un italiano (comimos pasta). Dimos una vuelta por Puno que no es gran cosa y a la 19 p.m. estábamos en el hotel. Y ahí petó. Mi mujer le dió el mal de altura y empezó con dolores abdominales y de cabeza por lo que a las 20:30 p.m. ya estábamos acostados. Nos hacia falta porque después del viajecito un descanso era necesario.

21 agosto. Nos levantamos con más pena que gloria. Mi mujer no se retiraba del WC y se hacia necesario un cambio porque íbamos todo el día de excursión al Lago TitiCACA. (Ustedes me entienden). Entre comillado “menos mal” que le dio por vomitar en vez de KK porque si no, no se que hubiéramos hecho. La pobre lo pasó fatal pero con el airecito del barco en la travesía por el lago algo se le pasaba. La primera parada fue en la Islas Flotantes de los Uros. Fue de las 3 cosas que más nos gustaron de Perú. Estos indígenas construyen sus propias islas flotantes con totora, una especie de junco muy resistente y con una buena base. Tardan en hacerlas unos 8 meses. Y les duran, son su mantenimiento incluido, unos 25 años. En ellas viven unas 6 ó 7 familias y si durante su vida se pelean o surgen divergencias pues con un serrucho cortan la isla y se van a otro sitio. Ni que decir tiene que la vida en esas condiciones es casi infrahumana de no ser entre otras cosas por una placa solar que el presidente Fujimori les regalo a cada isla para hacerles la vida menos mala. Para despedirnos de la isla nos llevaron a otra más grande en una barquita de totora. Muy bonito y espectacular todo.
Desde esa isla de los Uros más grande, hasta la Isla de Taquile, próximo destino, unas 2`30 h. de viaje. Calma y paciencia. El Lago es enorme y eso lo notas cuando te adentras un poco y no ves tierra por ningún lado. Mide unos 180 kms de largo y unos 75 km. de ancho. Todo un mar interior. Llegamos a la Isla Taquile y nos damos una jarta andar que pá qué. Y a esa altitud (unos 3.400 m.) se hace sufrible. ¿Pá qué vamos a la isla Taquile? Pues aun hoy no lo se. Dicen que allí tejen los hombres y que según la clase social y si eres soltero o casado tienes un gorro de un determinado color. Pues vale.
Retirada tras comer regular, sobre todo mi mujer que solo come una pieza de fruta. Volvemos al barco tras otra caminata sin sentido (aun me duelen las piernas) y otras 2`30 h. hasta Puno.
Llegamos, nos bajamos del barco y pal hotel. No hay tiempo ni ganas para nada más. Damos una pequeña vuelta y vemos el mercado. Impresionante, los animalillos pa comer tirados por el suelo. ¿Quien comprará eso? Pues los restaurantes donde luego nos lo comemos. Así estamos con la barriguita.
Nos acostamos sin cenar y al catre que mañana otra palizilla de autobús.

22 agosto. Nos vamos de nuevo al Terrapuerto, esta vez del de Puno. allí nos espera un bus turístico de línea. Caminamos hacia Cuzco. En el camino paramos en varios lugares Incas. Paramos en Pucara primero, pero el más bonito es el templo de Wiracocha o Templo del Sol. Es el único templo Inca con sus paredes de barro originales. Comemos en el camino en un buffet donde aprovechamos para llamar a casa. Consejo a navegantes: mejor llamar desde una cabina a casa que desde el móvil. Olvidaros de tarjetas ni historias. Hay cabinas de telefónica hasta debajo del agua. Antes de llegar a Cuzco visitamos una Iglesia muy bonita (ahora no recuerdo el pueblo) financiada su reconstrucción por telefónica. Cruzamos la Raya (separa las regiones de Puno y de Cuzco) a unos 4.400 m. Aquello otra feria. Puestos por todos lados y niños de nuevo explotados turisticamente azizados por sus padres para ir a dar pena a los turistas para que les demos algo. Una foto un sol.
Sobre las 16 p.m. llegamos a Cuzco y eso es otra cosa. Por lo menos las casas tiene tejas (parece una gilipollez pero te da cercanía a lo nuestro y parece menos pobre).
Llegamos al hotel de Cuzco, de nuevo Casa Andina de 3 *. Muy bien situado a las espaldas de la magnifica Plaza de Armas de Cuzco. Nos cambiamos de ropa tras ducharnos y a la calle. Cuzco es para patearla y disfrutarla. Cada calle te dice algo y en cada rincón te sientes orgulloso de nuestro pasado que unos consideraran vergonzoso y otros como yo glorioso. Claro que se cometerían fechorías, pero no menos que los romanos en España y los tenemos como una cultura rica y amable. Además los Incas estaban en guerra civil y nos aprovechamos de ello. Peor fueron los ingleses que acabaron con los Indios Americanos en la actual USA ya que en toda Hispanoamérica existe el mestizaje, prueba de que no acabamos con nadie ni se hizo ningún genocidio. Pero es mi idea.
Paseamos por el alrededor de la Plaza de Armas donde pronto nos damos cuenta de la riqueza cultural de la ciudad, fruto de siglos de asentamiento español en la zona. Recuerda mucho a ciudades andaluzas y manchegas. Nos dan una boleta con una serie de visitas a museos, ruinas y actividades para aprovechar. Algunas las haremos con guía, pero otras como una actuación de bailes típicos cuzqueños no la haremos con guía por lo que dedicamos la tarde, después del paseo a ello. allí nos encontramos con el resto de parejas del viaje. Como no hay mucha hambre y además el estomago de mi mujer aun esta regular, aunque mucho mejor, vamos a cenar a una sandwicheria al lado del hotel que es todo un descubrimiento. Riquísimos los sándwiches de pollo y de nuevo muy bien de precio. Volvemos al hotel y hasta mañana.

23 agosto. El desayuno correcto. Sin extravagancias pero bueno y variadito. Lo que pasa es que llevamos desayunando lo mismo desde que llegamos a excepción de los dos primeros días. Hoy toca excursión guiada por la ciudad y zonas ruinosas del extrarradio. Visitamos el templo del Coricancha, reconvertido en Convento. Se dice que hay era donde guardaban el oro los incas y aun existen unos muros interiores que dan fiel reflejo de lo grandioso que tuvo que ser en tiempos incas. Hace un frío que pela, incluso llovizna un poquito. Tras salir nos vamos dirección a la Catedral. Una de las más bonitas que he visto con una gran cantidad de cuadros. Entre ellos uno que dicen de Alonso Cano. Yo no me lo creo. Visitamos también la Iglesia del Triunfo justo al lado y de allí salimos hacia las afueras para visitar las ruinas de Saccsayhuaman. Nos tocó la guía inútil del viaje quizá en el lugar que más hubiéramos disfrutado con una buena guía. Claro está que nos quejamos. Esas ruinas, según los manuales y guías era una fortaleza militar, según la guía un templo dedicado al sol. Grandes piedras en la cima de Cuzco.
Salimos en dirección a Puca-Pucara donde empieza a llover y ni siquiera nos bajamos. Son unas ruinas pequeñitas y que según dicen las guías es el lugar donde “fichaban”los que entraban a Cuzco.
Subimos un poquito más hasta Tamboymachan donde se purificaban los incas en sus fuentes antes de entrar en Cuzco.
De ahí volvemos al hotel para comer algo y volver a la ciudad, plano en mano para no perderse detalle alguno. Además hay que darse prisa ya que a las 17 p.m. casi todos los museos cierran. Así pues en una tarde visitamos el convento de la Merced con su rica custodia, la Casa Museo de Garcilaso de la Vega, el Convento de Santa Catalina y poco más nos da tiempo. Pero a pasear no nos gana nadie y nos recorremos el barrio de los artistas donde podemos comprobar insitu las maravillas de artesanías que realizan. Y desde esa zona alta de la ciudad bajamos hasta el centro pasando por vericuetas calles haciéndonos una fotillo en la piedra de los 12 ángulos (una piedra tallada con 12 ángulos). Llegamos al hotel, ducha, cena y a la camita.

24 agosto. En el día de hoy viajamos camino del Valle Sagrado con el objetivo puesto en el Macchu Pichu. Desayunamos y nos recogen sobre las 8 a.m. Nos montan en un microbús de unas 25 plazas y emprendemos el camino hacia el interior. La primera parada es en una especie de establo donde podemos tocar y conocer toda la clase de camélidos que existen en Perú, es decir llamas, alpacas, wanacos y Vicuñas. Todas con el pelo (es lana) muy, pero que muy suave. Y en la tienda los precios de las cosas pues muy caros. La 2ª parada es en Pisac donde tenemos unas 2 horas para visitar su famosísimo mercado artesanal. allí arramblamos con tó lo que podemos dejando casi resuelto el tema de los regalitos. Mientras que nosotros comprábamos oímos unos tambores y al girarnos vemos una procesión religiosa muy curiosa y pintoresca. Sacan unos 12 pasos, muy pequeñitos. Pero muy ruidosos.
Después de desvalijar medio mercado, eso si pagándolo claro está, volvemos al bus y vamos camino de las ruinas de Ollantaytambo. Son unas terrazas muy grandes con grandes piedras que aun hoy no me explico como cohones (como diría el Father) las han puesto allí. Desde allí volvemos sobre nuestros pasos para volver al hotel. Es una tarde perdida ya que no hay nada en el lugar donde dormimos. Así pues dedicamos la tarde noche a intimar las 3 parejas conversando en un rato muy agradable. allí mismo en el bar del hotel picamos algo y a dormir que mañana nos vamos a Macchu Pichu.

25 agosto. Nos levantamos sobre las 5:30 a.m. ya que nos llevan desde el hotel en coche hasta la estación de tren de Ollantaytambo para ir hasta Macchu Pichu pueblo. Solo se puede ir en tren. Llegamos a la estación y al poco tiempo llega el tren. Nos damos cuenta que viajamos en un tren de lujo (lo que aquí es normalito) y nos dan de comer y tienen azafatas en el vagón. Toda una experiencia los viajes en Perú. Sobre las 10 a.m. llegamos a Macchu Pichu donde nos espera un guía para llevarnos hasta las ruinas y explicarnos lo mucho que hay que explicar. Las cosas se las llevan los botones del hotel desde la estación de tren. Todo un detalle.
Subimos a Macchu Pichu en microbús. Solo se puede subir así o andando. Al llegar dejamos la mochila en consigna y evacuamos en el wc. No os lo perdáis mear vale 0,50 soles.
Llegamos hasta la puerta de entrada de las ruinas y accedemos al interior tras presentar la entrada y el registro pertinente. Y la maravilla se presenta a nuestros ojos. Es verdaderamente impresionante. De esas cosas que creo se deberían de visitar una vez en la vida. Muy bonito, armonioso y silencioso a pesar de estar lleno de turistas. Todos son muy respetuosos ya que creo que sobrecoge tanto que hace que tu interior se revuelva contra todo lo visto antes. No nos cansamos de andar por la ciudadela ni con guía ni luego nosotros solos. Nos lo recorremos prácticamente todo y dejamos para el día siguiente las caminatas que desde allí se pueden hacer. Hay tres una muy difícil que es subir al Wayra Pichu, es decir, al pico que se ve en todas las fotos del lugar que parece cobijar la ciudadela. La otra es al puente de los incas que hacemos este mismo día y no muy dificultosa de unos 30 minutos. Y la 2ª dificultosa en discordia a la Puerta del Sol por donde entra los que hacen el camino del Inca.
Bajamos de los últimos hasta el pueblo. Vamos al hotel, nos duchamos y nos vamos a dar una vuelta por el pueblo. Cenamos y a dormir que mañana madrugamos mucho pues queremos ver amanecer en lo alto, en Macchu Pichu.

26 agosto. Nos levantamos a las 5 a.m. pues a las 6 cogemos el bus hasta arriba. Llegamos y aunque es de día aun no ha salido el sol. Solamente hay una leve claridad. Nos tumbamos en una terraza de la ciudadela teniendo enfrente nuestra todas las ruinas y es allí cuando vemos como el sol empieza a bañar con sus rayos las edificaciones del interior de Macchu Pichu. Creo que nos quedamos en la misma posición unas 2 horas pues el momento y la visión es para recordarla en la retina y ahora la recuerdo con nostalgia.
Después de desentumecer los cuerpos nos decidimos a iniciara la caminata hacia la Puerta del Sol. El camino, siempre cuesta arriba no es muy duro. Se tardan unos 45 minutos en ir y unos menos en bajar. Hasta la mitad del camino no notas mucho la presión por los precipicios que te rodean pero luego hay momentos que es mejor centrarse en tus pies y el camino y no mirar a tu izquierda porque parece como que te vas hacia al precipicio. Hace mucha humedad y se pasa calor. Hay que protegerse mucho porque a los 2.000 m. que estamos el sol además de calentar, quema. Llegamos a la cima y hay unos guiris peleándose con unas abejas que al final les van a terminar por picar. Es mejor dejarlas.
Bajamos y después de despedirnos de Macchu Pichu volvemos ANDANDO hasta abajo. Cohones, así he perdido 5 kilos en este viaje y mira que hemos comido bien. Tardamos una hora pero unos niños vestidos de incas que echan carreras con los buses para ver quien baja antes tardan unos 15 minutos. Es impresionante ver a los niños bajar a tumba abierta.
Llegamos abajo vamos a comer y volvemos al hotel ya que nos recogen para irnos en tren de nuevo a Cuzco. Llegamos sobre las 19 p.m. a la estación de tren de Cuzco. Nos llevan al hotel, nos cambiamos, preparamos el equipaje ya que mañana partimos hacia Lima en avión y salimos a cenar.
Nos vamos al mismo sitio de la primera noche, al de los sandwiches de pollo. ¡Que buenos están!. Bajamos la comida dando un paseito y a dormir que mañana seguimos haciendo kilómetros.

27 agosto. Nos recogen en el hotel a las 7 a.m. y durante el camino al aeropuerto la chica de la agencia nos dice que no dejemos que nos atrasen el vuelo, se baja del microbús y nos deja solos con el conductor que nos lleva al aeropuerto. ¿Problema a la vista? Efectivamente llegamos al aeropuerto y aquello es un caos. Nuestro vuelo esta lleno y nos meten en otro en vez de a las 8:30 a.m. a las 11:30 a.m. Es imposible ya que tenemos que seguir con la ruta porque desde Lima nos vamos directamente a Ica en bus y no podemos retrasarnos porque perdemos todo.
Nos ponemos bordes con la chica del mostrador, le saco mis billetes electrónicos del avión que me dieron en la agencia en España y les digo que yo tengo el billete comprado desde España y que me monten en ese avión. Tras la presión , en algunos momentos maleducada pero eficiente, conseguimos que nos metan en una avión anterior, es decir, a las 8 a.m. ¡A correr! Hay que pagar las tasas (en Perú no vienen incluidas en el billete de avión y hay que ir a una ventanilla a pagarlas) ya que en 15 minutos despega el avión. Llegamos a tiempo pero ¿llegaran nuestras maletas?. Cuando llegamos a Lima y tras más de 30 minutos esperándolas aparecen todas. Milagrito del Niño Jesús.
Nos recogen en una flagoneta de esas de viajes y vamos las tres parejas mas cómodas que toas las cosas hasta Ica. Más de 4 horas de viaje que se hacen cortos por el buen rollo creado entre nosotros 6 y el chofer guía. Por el camino vemos toda la costa peruana ya que vamos por la Panamericana. Buena carretera y con poco trafico.
Vamos directamente a sobrevolar las líneas de Nazca. Pero hay un problema y es que solamente una pareja las llevaba contratadas desde España. Los demás debemos esperar a que haya plazas sobrantes en algún vuelo. Pasado el tiempo impacientes nos comentan que en la misma avioneta que los dos que llevaban el vuelo contratado hay dos plazas pero que solo han conseguido una plaza en un vuelo posterior. La pareja mas mayor que tampoco llevaban el vuelo contratado, nos insisten en que vayamos mi mujer y yo. Nosotros en el tira y afloja de quien va y quien no caemos en la cuenta de que a lo mejor no llevamos el suficiente dinero en efectivo para pagar porque no aceptan tarjetas de crédito. A pesar de nuestra insistencia al final somos nosotros dos quienes viajamos en el vuelo compartido. Pagamos en euros, dólares y soles. Aun así nos quedamos sin un duro y llevamos prácticamente lo justo. Otro milagro. Es que el pasaje es de casi 300 € los dos. Una pasada.
Nos montamos en la avioneta para disfrutar de las maravillosas líneas de Nazca. Pero no lo he pasao más mal en mi vida. Aquello no paraba de moverse de un sitio para otro. El piloto decía : “ si miran al ala derecha pueden ver el mono” Imaginaros como iba de volcada la avioneta para señalar con el ala el suelo. Y hacia cambios constantes con lo que el vaivén un poco mas y me hace potar lo mas grande.
Llegamos al pequeño aeropuerto y no podía estar más blanco. Si lo se no vuelo. Mi mujer si que aguanto como una campeona aunque luego reconoce que lo pasó mal.
Cuando todos acabamos de sobrevolar las líneas volvimos a la furgoneta para ir hasta Ica donde visitamos el museo. estábamos solos, es más, lo abrieron para nosotros. Después dimos una vuelta por la ciudad que entre que era de noche y que estaba aun medio mareado no vi nada. Llegamos al hotel, nos preparamos para la cena los 6 juntos y a cenar. Charla y posterior sueñecito.

28 agosto. Madrugamos otro poquito ya que hoy vamos a las Islas Ballestas y a ver el famoso Candelabro de Paracas. Llegamos al puerto y está muy nublado, pero optimista, nuestro guía dice que en días peores se ha salido. ¿Lloverá? Iluso de mi, resulta que por muy nublado que esté el desierto de Paracas es el más seco del mundo y apenas llueven 2 mm cada año. Nos montamos en la lancha nos ponemos los salvavidas y resulta que nuestro guía es el pequeño saltamontes, el de Kun-fu. Es igualito y habla igual. Pasamos por el candelabro. Es espectacular aunque sufrimos una pequeña avería en la lancha que nos tiene más de 15 minutos parados. Menos mal que es frente al candelabro. Retomada la marcha en 10 minutos llegamos a las Islas Ballestas que después de Macchu Pichu es lo mejor del viaje. Vemos toda clase de aves marinas en su isla de güano, lobos marinos y pingüinos. El olor de tanto güano es fuerte pero soportable. Impresiona ver tantos animalillos tan cerca y en estado salvaje. Nos creemos Felix Rodríguez de la Fuente.
Volvemos a puerto y allí contratamos al guía de Kun-Fu para hacer la ruta por Paracas. Vamos al desierto donde unos magníficos acantilados de color amarillo de la arena del desierto contrastan con el verde del océano. De lo más bonito que jamás haya visto. Vemos el museo de Paracas y volvemos a Lima. En el camino comemos rapidito pues tenemos que llegar a la capital sobre las 18 p.m.
Así es a esa hora estamos entrando en el distrito de miraflores. Nosotros hemos reservado esta noche en el Restaurante Rosa de Lima de superlujo. Nos hospedamos en el Hotel Sol de Oro. El día anterior habíamos dicho en la agencia que llamaran al hotel para tener un detalle con nosotros pues siendo luna de miel ningún hotel lo había tenido ( se entiende ya que había un paquete especial de Viajes de Novios que no elegimos pues el precio no compensaba los servicios). Llegamos al hotel y nos dan la habitación. Subimos a la habitación y ¡OH SORPRESA! No solo no es suite sino que al ser un apartahotel huele en la habitación a comida una barbaridad que hasta el botones cuando entra pone cara de aso. Le decimos que no puede ser y nos comentan que lo mas que pueden hacer es ¡Atención! Echar ambientador. Lógicamente se forma un tufillo que hace aun más insoportable el olor. Nos quejamos a la agencia y al hotel y al poco tiempo nos llaman dándonos una suite de lujo con ..... Jacuzzi. Si, si, como lo leéis, con un peazo Jacuzzi que no veas.
Nos duchamos, pedimos un taxi y el propio hotel nos lleva hasta al restaurante. Como se lo curran cuando pasa algo. El restaurante una maravilla. Sobre el mar y un ambiente de poder limeño que tira patrás. La comida buenísima y para un limeño será cara pero 100 soles (27 €): 1 entrante, dos platos (1 cada uno) 2 postres, 2 copas de vino, agua y pan y en un restaurante como este no esta nada mal.
Pedimos un taxi, nos lleva al hotel y a partir de ahí que los niños se vayan a dormir......... je, je, je.....

29 agosto. Aprovechamos el Jacuzzi otra vez al levantarnos. Vamos a desayunar y nos recogen para ir al aeropuerto, pues nos vamos pá España.
Llegamos al aeropuerto casi 3 horas antes y nos dicen que hay problemas por la gran cantidad de pasajeros y que puede que nos quedemos fuera. Afortunadamente nos meten dentro. Eso si separadas las parejas. Unos de ellos por tener la Iberia Plus platino los pasan a Primera para poder meter más gente en turista. Dentro del avión nos cambiamos para así estar las parejas juntas y lo conseguimos. El vuelo pues ni me enteré porque las dos primeras horas se pierden entre acomodarte, despegar y la comida que te dan. Nos hincamos mi mujer y yo una botellita de vino tinto cada uno y a dormir como un lirón. Tanto que paso 8 horas seguidas durmiendo. Vamos hace años que ni en la cama duermo tanto. Llegamos ya en día 30 de agosto a la mega T4. Nos despedimos rápidamente ya que tenemos en una hora el enlace para Granada y de excursión por la T4 hasta llegar al avión de Granada. Uff, por poco. Aviso a navegantes: tened cuidado con los enlaces pues 1 hora es mas que ajustado y tenéis que correr literalmente por el aeropuerto.
El vuelo a Granada pues cosa de niños, después de pegarnos 12 horas en un mega avión pues eso es nada.
Y ya está. Llegada a Granada y recogida de maletas. Tan solo traemos una más que llevamos. La de los regalos.
Espero que no os haya hecho pesado. A nosotros el viaje nos ha gustado mucho y espero que hayáis estado un poquito en Perú con este relato y deseando que vayáis en persona porque merece la pena.
Os pido perdón por el tostón y para cualquier cosa no tenéis nada más que preguntar que gustosamente si este en nuestras manos contestaré.
VIVA GRANÁ----VIVA NEW YORK
Avatar de Usuario
antoniogranada
 
Mensajes: 61
Registrado: 06 Sep 2005 07:34 am
Ubicación: Granada - Barcelona

Notapor nachito » 11 Oct 2006 12:50 pm

Impresionante el relato, espectacular.
Yo voy a comentar algunas cosillas de cuando estuve yo.
1-Cuzco. Nosotros llegamos desde Puerto Maldonado(selva) a Cuzco, via Lima. Y claro, lo tipico, cuidado con el mal de altura, no comais mucho, ir despacito, no alcoholetc.... PEro eran las 4 de la tarde teniamos un hambre que nos moriamos, asi que corriendo a un italiano en la plaza armas, atracon de pasta, pizza y demas, unos piscos, unas cusqueñas(dios santo, que cerveza, madre mia), asi que no se si sera por el mal de altura o por el atracon, a las 6 de la tarde decidimos echarnos la siesta, pensando a las 9 nos levantamos para cenar y ir a cenar y a tomar unas copas(mucha marcha en cuzco se veia). Pero uno de los que ibamos se levanto a las 9 y media y decidio unilateralmente no despertar a nadie por los daños colaterales que hubiera, asi que durmiendo hasta el dia siguiente. Ese dia vimos todos los pueblso pequeños, la ciudad esa del agua, y todos los sitios esos que comenta y queya no me acordaba de los nombres. Por cierto, todas las iglesias las estan financiando las reparaciones o restauraciones Repsol y Telefonica.

Como curiosidad, comentar que era carnaval cuando fuimos, y alli, en Cuzco, paseaban a las "mozas" del pueblo por la Plaza de Armas y iban tirando globos de agua a la gente, y los cholitos(chiquillos peruanos), les respondian, bueno y alguno se desviaba hacia los turistas.

2-Machu Pichu- espectacular la vista y el ruido del rio que pasa por debajo de donde cojes el minibus para subir a la ciudadela. EL restaurante buffete ese yo creo que come alli todo el mundo. Super curioso los chavalitos que bajan la ladera haciendo carreras con el bus, y luego se meten al bus para que les des una propina, que muy gustosmente se la das, porque la verdad que se meten buena paliza.
En el viaje de vuelta del tren entre Machu Pichu y Cuzco, se jodio el tren. Y estuvimos 4 hotras parados, a un lado un precipicio enorme y a otro una montaña mas enorme todavia, y el tren no era ese de lujo, sino que era una cafetera. Lo bueno, que al menos ligue con una azafata americana que se acoplo a nuestro grupo, asi que no fue mal la parada tecnica(prometo que no rompi yo la locomotora).

3- Lima es espectacular. HAy unos contrastes brutales. Y la seguridad en la zona centro es en mi opinion muy alta. Las limeñas, guapisimas, yo tenia el concepto de las que vienen a España con los grupos estos que tocan canciones populares, pero segun comento miamigo que vivia alli, en Lima capital, la gente tiene muchisimo culto al cuerpo. Como ejemplo, los gimnasios abren a las 4 de la mañana para que la gente puea ir antes de ir a los diversos trabajos o a las clases. Y una bebida de lo mejor que nunca he tomado, los Pisco Sauers, en unbar llamado la Calesa, eso si, con 2 o 3 llevabamos un pedal espectacular, y eso que auantamos bastante los que ibamos. Y claro los peruanos amigos nuestro descojonandose de nosotros.

4-Puerto MAldonado- La selva. Pues eso, estar en la selva sin luz,sin agua corriente y sin ventanas en los bungalovs.Una experiencia espectacular, el oir, los cantos de los pajaros. Dormias en bungalovs, de 2 personas, con mosquiteras muy tupidos, y los mosquitos y demas insectos, de un tamaño que parecian los primos de zumosol de los de aqui. La luz solo habia en el salon central, y comunicaciones una radio para emergencias. De todas maneras, yo que soy bastante de ciudad, es una experiencia unica y que volveria mañana mismo a vivir.

Bueno, no se que mas contar, quiza que no se como nos quieren tanto por aquellas tierras, y nos quieren, porque la verdad que nuestros antepasados se las hicieron pasar muy muy putas, pero buieno.
nachito
 
Mensajes: 58
Registrado: 06 Sep 2006 11:37 am
Ubicación: Soria


Volver a Viajeros

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot], Google [Bot] y 1 invitado