LOS MARIDOS EN NY Y BOSTON II. 16-12-07 Comienza la aventura

Si ya has visitado Nueva York o vives en la ciudad, cuéntanos tu experiencia y danos tus consejos. Cuéntanos lo que para ti es imprescindible conocer de Nueva York, lo que más te gustó o lo que jamás volverías a repetir.

Moderador: guiadenuevayork.com

Man77
Mensajes: 261
Registrado: 16 Ago 2007 10:30 am
Ubicación: Valencia

LOS MARIDOS EN NY Y BOSTON II. 16-12-07 Comienza la aventura

Mensajepor Man77 » 16 Feb 2008 12:47 pm

16-12-07, hoy hace justo 2 meses


Las maletas están listas. No me puedo creer que haya llegado el momento. Mi marido, que no tenía tanta ilusión como yo (de hecho, creía que no le iba a gustar nada), parece que está nerviosillo también. Yo sabía que al final le iba a encantar, pero a él siempre le gusta hacerse el duro.
El avión sale las 6. 30 de la mañana. Pensamos que es mejor tratar dormir un poco, pero es imposible. A la una decidimos que mejor ponemos la tele y así por lo menos las horas no se nos hacen tan largas. Así que al final nos ponemos en marcha sin haber dormido ni un minuto. Está todo preparado: hemos comprado candados homologados para las maletas, hemos comprado botas de gore-tex por si tenemos que caminar por la nieve, tenemos mallas y camisetas térmicas, guantes... queríamos llevar las maletas medio vacías pero al final van más llenas de lo que pretendíamos. Hace una noche de perros en Valencia, pero nos da igual. Ésta es nuestra noche.
Los trámites del aeropuerto son lentos pero fáciles, pasamos sin problemas los detectores y a esperar el avión que nos conducirá en primer lugar a Milán. Se trata de un aparato pequeño, con aspecto de cafetera y un penetrante olor a humedad, pero cumple su función y echa a volar. Adiós Valencia.
Imagen
Vemos amanecer sobre el Mediterráneo. La emoción me tiene como un niño pequeño.

Imagen

Llegamos puntuales a Milán. Hace un frío indescriptible, más del que nunca pasaremos en América. El vaho del aliento es casi sólido cuando nos montan en el autobusillo que nos acerca a la Terminal. El embarque es algo caótico. Coincidimos con un grupito de españoles que vienen a la city también. ¡Dios mío, es como una invasión!
Cuando subimos al avión mi marido me quiere matar. Los asientos son estrechos y no muy confortables. Con lo chunga que tiene la espalda y la de horas que tenemos por delante, se me va a pasar todo el viaje de morros, pero sé que se le pasará en cuanto vea los rascacielos. Nada más despegar, cruzamos los Alpes y tenemos estas impresionantes vistas. La extensión cubierta de cumbres nevadas es vastísima.
Imagen
Imagen
Tenemos suerte con la compañera en la fila de butacas, una ecuatoriana que vive en Italia y que va a ver a su prima a Nueva York. Es la primera de la larga lista de personas que se cruzarán por nuestro camino en este alocado viaje. Conversamos un poco con ella y nos ayudamos mutuamente para que el viaje sea más cómodo. Pero se nos hace eterno. Las pantallitas que informan del recorrido me encantan y me desesperan a la vez, porque parece que los km no corran.
Todo llega, y después de traspasar una espesa capa de nubes, encontramos las pistas del JFK casi en nuestras narices y el avión aterriza en suelo americano. La tarde es gris, llovizna, son como las 2.30 pm. Nos ponemos de pie corriendo para ser de los primeros en salir (siguiendo los consejos de este sabio foro), un anciano búlgaro nos maldice y el personal nos corta el paso hasta que salga la gente de business. ¡Qué 10 minutos más largos!
Cuando nos abren paso salimos escopetados con la esperanza de que no haya cola en inmigración y…. voilà: ¡no hay nadie! Conforme llegamos, un señor enorme nos dirige a una de la “ventanillas”. Hay un chico negro guapísimo (madre mía, la de gente guapa que hay en esta ciudad), que sin ser especialmente amable, nos trata bien y pasamos sin ningún problema. ¡Con el miedo que le habíamos cogido a este trámite! Ahora sólo falta rezar para que no nos falte ninguna maleta. Empiezan a salir… llevan media hora saliendo… y las nuestras no están. Cuando estamos a punto de perder los nervios, aparecen las dos. ¡Uf! A por un taxi, que no queremos perder ni un minuto más.
Nada más salir a la calle tenemos la sensación de que el frío no es tan insoportable al fin y al cabo. Igual es la emoción. Un señor que parece que se dedica a repartir los taxis nos da un papelillo (“Taxi to Manahttan?” – “Sure!”), así que nos montamos en un taxi enorme (“Paramount Hotel, you know where it is?”). Lo sabe, así que allá vamos.
El taxi tiene como un pequeño televisor adosado al parabán que nos separa del conductor, que nos está dando las noticias. Estos americanos son le leche. A medida que cruzamos Quees, mi marido se queda con la boca abierta. Ya está irremediablemente enamorado de Nueva York y me pregunta: “¿Cuándo volvemos?” Le doy un beso: “Sabía que te iba a encantar.”
Queens es desmesuradamente grande. Hay enormes espacios abiertos, casas de madera independientes pintadas en tonos pastel como las de las películas, un lago enorme y pequeñas pelotas de nieve en los arcenes. Cae una fina capa de lluvia y el cielo está plomizo, pero todo es tan bonito que los ojos se nos empañan de lágrimas.

La entrada a Manhattan es triunfal. Los puentes son espectaculares y nos recibe una interminable hilera de rascacielos que ya empiezan a encender sus luces.
Imagen
Un taxi que se para a nuestro lado en un semáforo nos recibe de esta manera tan especial.
Imagen
Ya sabíamos que esta Navidad no seríamos los únicos españoles en Nueva York.


Llegamos al hotel y le damos al taxista 60 $. Me doy cuenta de cómo se hacen los tontos para quedarse con todo el cambio. Éste es el país de las propinas y como no tengo ganas de llevarle la contraria, le digo: “Keep the change”. La recepción del hotel es oscura y con pretensiones modernas.
Imagen
No hay problemas con la reserva y en pocos minutos estamos en la habitación. No es gran cosa para lo que se supone que es este hotel, pero está correcta y limpia. Las vistas a un destartalado patio interior no nos deprimen, nos damos una buena ducha (¡el agua quema!) y salimos corriendo: Times Square está en la esquina. Lo mejor de este hotel es su situación, sin duda. Times Square nos está esperando, han encendido todas las luces para recibirnos.
Imagen
Es imposible explicar lo que se siente cuando llegas allí. Los que ya habéis estado me entendéis, a los demás os dejo que el día que lleguéis lo sintáis por vosotros mismos. Hace mucho frío y eso nos hace sentir muy vivos, aunque llevamos muchísimas horas sin dormir. Vemos escaparates con la mayor variedad de comida que hemos visto nuestra vida, esto será una constante en todo el viaje. Compramos en un quiosco una tarjeta para llamar a España y lo primero que se me ocurre decir es: "Esto no se puede explicar, sólo se puede vivir. Es un sitio al que hay que venir al menos una vez en la vida."
Empezamos a andar intentando seguir el paseo que había planeado. Los primeros minutos son un poco desconcertantes, pero cuando cruzas dos calles te das cuenta de que es muy fácil orientarse y mi marido alucina y me dice que parece que me haya criado aquí. Enseguida llegamos a Bryant Park.
Imagen
Han instalado una pequeña pista de patinaje sobre hielo y un mercadillo de Navidad. El ambiente es absolutamente delicioso. Me tengo que llevar a mi marido a tirones porque lo mercadillos le vuelven loco. En cuanto llegamos a la quinta avenida me mira a los ojos y me dice: "Cariño, muchas gracias por haber insistido tanto y haberme traído aquí." Yo estoy loco de contento y estoy empeñado en encontrar la cámara de fotos que me quiero comprar. Había pensado comprarla en B & H pero hoy es domingo y a estas horas está cerrado. No quiero esperar porque quiero aprovechar para disfrutarla cuanto antes en el viaje, así que después de olfatear por varias tiendas entramos en el Best Buy de la quinta avenida y me agencio la Olympus E-510. Me voy como un niño con zapatos nuevos y empezamos a recorrer toda la avenida hacia arriba. Está todo precioso por la Navidad, hay menos tráfico del que imaginábamos, la ciudad nos resulta amable y cercana, no nos sentimos extranjeros. Recorremos todos los sitios que ya conocéis y de los que tanto habíamos oído hablar. El Rockefeller Center impresiona igualmente por mucho que lo hayas visto en fotos.
Imagen
El ambiente por las calles es increíble, la diversidad de personas, de razas, parece un tópico pero es algo que realmente llama la atención cuando estás allí que te hace sentir muy bien.
Alcanzamos el borde de Central Park, allí está el hotel Plaza y, enfrente, la tienda Apple. Mi marido no se resiste: quiere su i-Phone ( es su capricho neoyorkino). El concepto de tienda es muy distinto al que estamos acostumbrados en España, a nosotros por lo menos nos resulta curioso. Hay mucha gente en los ordenadores con conexión gratis y dos mesas enormes con producto para que la gente lo pruebe. Allí toqueteamos por primera vez el i-Phone y nos quedamos entusiasmados. Para comprarlo, nos tenemos que poner en una caja directamente y la dependienta saca por arte de magia dos i-Phones de un sitio que no acertamos a ver (no penséis mal, que uno era un encargo de mi hermano, yo ya tenía mi capricho de la camarita).
Nos vamos tan contentos por la calle 57 y al rato nos damos cuenta de que no nos han dado ticket. ¡Anda! Corriendo de vuelta a la tienda. Se nos queda cara de tontos cuando nos dicen que para eso nos han pedido el email, que ellos mandan un e-ticket. Jajajaja, la primera pacomartinezsoriada del viaje.
Empezamos a estar agotados, ya es madrugada en España y llevamos más de 48 horas sin dormir, muchas de viaje y una buena pateada por la city.
Llegamos al Carnegie Hall y torcemos por la 7ª Av. Quiero cenar en el Carnegie Deli (854 7th Ave con la calle 55, recomendación de la guía) Cuando nos asomamos, mi marido me mira y me dice: “¿Dónde me has traído a cenar?” Parece un sitio viejo y algo mugriento, con luces de neón en la acera. Le digo que confíe en mí y entramos. Nos sientan al fondo, las mesas están tan apretadas unas con otras que parece que estemos cenando junto con un matrimonio de mediana edad con los que casi nos rozamos los codos. Las paredes del local están llenas de fotos de personajes famosos que han pasado por allí. Hay una camarera mayor que nos llama la atención. Luce larga melena blanca y lleva sombrero y traje de cowboy en color negro. Me da rabia que no sea ella la que nos atienda, viene en su lugar un chico con rasgos hindúes y me veo en la necesidad de pedirle consejo, porque las cartas de los restaurantes americanos me parecen indescifrables y caóticas. Al final me pido un sándwich de pastrami y mi marido una ensalada con queso. Prevenido por el foro, le he preguntado si las raciones son grandes y me ha dicho que sí, así que prefiero ir con precaución. Para beber pedimos agua (es nuestra costumbre), y cuando el camarero aparece con dos vasos de agua del grifo mi marido montar en cólera. "Yo no pienso beber agua del grifo, menudo asco. A saber de dónde y cómo es este agua." La verdad es que yo también he flipado al ver que nos traían el agua del grifo así que llamo al camarero para pedirle que nos traiga agua de botella. El matrimonio que tenemos de vecinos de mesa nos mira fijamente y nos dice que no merece la pena pedir agua de botella, el agua del grifo de Nueva York es excelente. Acabamos de conocer la famosa amabilidad neoyorquina que nos sorprenderá en más de una ocasión. Gracias a ellos descubrimos esta primera noche que en esta ciudad existe la costumbre de servir unos vasos de agua como cortesía, muchas veces incluso sin pedirlos, y como nosotros somos muy de beber agua en las comidas descubrimos también una estupenda manera de ahorrar algo de dinero. Entablamos una amistosa conversación con los nativos, se emocionan y nos felicitan cuando les contamos que nos hemos casado, les contamos que la ciudad nos ha cautivado nada más llegar y ello se ponen tan contentos. Ay que ver lo agradecidos que son los americanos y cuánto les gusta que a los europeos nos fascine Nueva York. En esto llega nuestro sandwich y nuestra ensalada. El sandwich es tan grande (el relleno de pastrami tiene cuatro dedos de grosor, o más) que lo repartimos entre los dos y aún nos sobra. La verdura de la ensalada es de primerísima calidad, muy variada, con trozos de queso enormes y muy sabrosos y tan grande que nos resulta imposible terminarla. Comentamos con el matrimonio el aspecto cutre del local, ellos responden que es cierto pero replican que la comida es excelente y que es uno de los sitios más conocidos de Manhattan. ¿Quién dijo que la comida americana era mala? una de las mayores ventajas de esta ciudad es que hay de todo, de hecho pudimos comer sano durante todo el viaje y no probamos ni una sola hamburguesa. Yo tan sólo me comí un perrito caliente de un puesto callejero por cumplir con el ritual. Así que otro tópico que se cae al suelo. Además la cena nos salió muy barata.

Con el estómago lleno y con un sueño que nos tumbaba, echamos a andar hacia el hotel. Llegamos tiritando porque por Broadway subía un vendaval helado que nos dejó tiesos, por lo que de inmediato nos zambullimos en la cama y nos quedamos dormidos como benditos, con una enorme sonrisa dibujado nuestras caras porque sabíamos que esto no había hecho más que empezar.

Mañana además estrenaré la cámara nueva y pienso acribillar esta ciudad para enseñárosla, que las fotos de hoy son un poco pobres.
Besos a todos.
Última edición por Man77 el 08 Ago 2008 11:03 am, editado 6 veces en total.

Avatar de Usuario
Silviadue
Mensajes: 67
Registrado: 11 Sep 2007 05:06 pm
Ubicación: Alicante

Mensajepor Silviadue » 16 Feb 2008 01:52 pm

Me encanta,me encanta,me encanta. Es que esa sensacion cuando ves Times Square por primera vez es indescriptible.Y por muchas fotos y video que tengas,no es igual que estar alli.Hay que vivirlo para contarlo.Sigue pronto con tu relato que me encanta

Mir&Jav
Mensajes: 22
Registrado: 12 Nov 2007 04:12 am
Ubicación: Barcelona

Mensajepor Mir&Jav » 16 Feb 2008 02:10 pm

Madre mía!, yo alucino, pero cómo escribís tan bien?, estoy enganchadisima a los relatos de este foro....queremos más! :shock: :P
I LOVE NEW YORK 25-31 ENERO 2008

Avatar de Usuario
Pink Lady
Mensajes: 918
Registrado: 15 Jun 2007 04:52 pm
Ubicación: Valencia

Mensajepor Pink Lady » 17 Feb 2008 06:30 am

Muchos recuerdos nos traen tus relatos... así que nada... a seguir... que nos estamos emocionando muchoooooooooo.... :wink:
Think Pink!!

Y ya van 4... Soñando con la 5ª!


Imagen

Imagen

Avatar de Usuario
crp
Mensajes: 171
Registrado: 02 Jul 2006 07:16 am
Contactar:

Mensajepor crp » 17 Feb 2008 06:48 am

Bueno bueno que recuerdos, el desconcierto inicial y la ciudad que te atrapa de inmediato. Me esta gustando mucho

Avatar de Usuario
PE.1980
Mensajes: 582
Registrado: 18 Ago 2007 06:42 am
Ubicación: valencia

Mensajepor PE.1980 » 17 Feb 2008 07:51 am

Continuaaaaaaaaaaa... que recuerdos y que ganas de estar alli ya otra vez ( solo me quedan 6 meses)
http://caminandopornuevayork.com/

Avatar de Usuario
itsaso
Mensajes: 802
Registrado: 06 Abr 2006 03:01 pm
Ubicación: donostia

Mensajepor itsaso » 17 Feb 2008 08:32 am

Me encanta tu relato!!!!!! Esa sensación de ver por primera vez Times Square... creo que no se me olvidará nunca. Segun te vas acercando y se va "haciendo de dia"... todas esas luces... te hace sentir en el centro del mundo. A mi me encantó. De hecho pasabamos por alli todas las noches, y eso que teníamos el hotel en la 27.

Sigue con tu relato porque esta suuuper interesante!!!!!
Un libro,como un viaje, comienza con inquietud y termina con melancolía

Avatar de Usuario
Princesa14
Mensajes: 79
Registrado: 23 Ene 2008 12:26 pm

Mensajepor Princesa14 » 17 Feb 2008 08:45 am

Como me esta gustando tu relato..............
SIGUE SIGUE xfa!!!!!!!!!!!!!!

Man77
Mensajes: 261
Registrado: 16 Ago 2007 10:30 am
Ubicación: Valencia

Mensajepor Man77 » 17 Feb 2008 12:04 pm

Gracias por leerme, estoy preparando más, pero dadme tiempo... jejeje
Me encanta haceros revivir experiencias y prometo seguir contando todos los detalles.

durmans
Mensajes: 34
Registrado: 30 Ene 2008 08:14 pm

que bien lo cuentas!

Mensajepor durmans » 17 Feb 2008 12:44 pm

uno de los mejores relatos que he leido!!
yo voy en abril y como vosotros en viaje de novios
sigue contando
gracias

durmans
Mensajes: 34
Registrado: 30 Ene 2008 08:14 pm

duda excursion a washington o boston?

Mensajepor durmans » 17 Feb 2008 12:51 pm

tanto mi novia como yo queremos hacer una excursion de un dia a washington o boston? vosotros que habeis estado en boston, recomendais esta ciudad?? se puede visitar bien en un dia o seria mejor pasar alli una noche?

Man77
Mensajes: 261
Registrado: 16 Ago 2007 10:30 am
Ubicación: Valencia

Mensajepor Man77 » 17 Feb 2008 02:27 pm

Pues a nosotros Boston nos encandiló. La excursión se puede hacer en un día pero debe ser un palizón brutal: hay entre 4 y 5 horas de viaje. Nosotros cogimos 3 noches en Boston porque no me gusta irme de un sitio con la sensación de haberme quedado a medias sin saber si podré volver algún día, pero eso ya depende de vosotros. Nosotros recomendamos Boston.
Ah, os he añadido una foto del hall del Paramount.

Avatar de Usuario
juliusin
Mensajes: 617
Registrado: 15 Ene 2008 11:41 am
Ubicación: Vitoria-Gasteiz

Mensajepor juliusin » 18 Feb 2008 03:08 am

¡¡Qué manera de escribir!!
:smt041 :smt041 :smt041 :smt041
Da gusto leerte Man777, así que a ver si publicas pronto el resto de vuestro viaje, que seguro que ha sido muy entrañable.

Avatar de Usuario
Iaras
Mensajes: 197
Registrado: 31 Jul 2007 01:56 am
Ubicación: Barcelona

Mensajepor Iaras » 18 Feb 2008 03:46 am

Estoy disfrutando un monton con vuestro relato!!!! FANTASTICO =D> =D>!!! y sí, es indescriptible lo que se siente cuando ves por primera vez Times Square.
Sigue, por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!

Avatar de Usuario
Madison
Mensajes: 39
Registrado: 31 Dic 2004 06:21 am
Ubicación: Madrid

Mensajepor Madison » 18 Feb 2008 04:04 am

Cómo me gusta tu relato, Man. Sigue emocionándome leer la impresión que causa la ciudad cuando se ve por primera vez......


Volver a “Experiencias”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 0 invitados